AGRUPACIÓN DE LUCHA LEONESA
MARROpiniones "LOS LUCHES, LOS LUCHES...!" (Narración sobre un desafío épico"

MARROpiniones
 
18-01-2019

*Memoria histórica y para nada de memoria selectiva a practicar desde aquí. Así pues, nos hallamos ante la perspectiva de una Liga por Equipos, en afortunada y feliz creación de la Agrupación allá por los años ochenta del pasado siglo. Tan estupendamente aceptada por luchadores y aficionados.

 

*En una época en que nos distraía un BIC concedido graciablemente por esta comunidad autónoma de nuestros pecados, también felizmente inexistente entonces. Y ni existían pabellones deportivos cubiertos, lo que obligaba a recurrir a salas de fiestas y similares,  o hasta naves ganaderas en pleno monte (Taranilla).

 

*La confluencia -utilizando la terminología politiquera al uso- de los Clubes, hacen posible un habitat diferente para la L.L. Y en tal habitat se enmarca este compromiso colectivo de recuperar una competición invernal tan demandada desde todos los frentes.

 

*Lucha por Equipos: “pimienta competitiva asegurada”. Participación conjunta L.Base/L.Femenina/Juveniles/Senior: motivación asegurada para chavales y féminas, al intervenir junto a sus admiradas “figuras” y con una garantizada asistencia de público muy diferentes a sus específico  Corros  de Verano.

 

*Aparte la integración cohesionadota como equipo/grupo. Más el impulso como club en su vertiente de implatación territorial/comarcal tan a tener en cuenta y que el seguidor capta en lo emocional.

 

*Quizás fuera la competición ideal para el ensayo con la Categoría de Semiligeros. Más bien recuperación que un ensayo más que contrastado y elogiosamente evaluado: dar cancha a los atrevimientos y virtuosismo y fantasías y -en suma- las superligerazas de los de poco peso.  Tan lastrados actualmente frente a los de sesentaymuchos.

 

*Y es que, efectivamente,  existieron con gran aceptación de luchadores y aficionados allá por mediados de los años setenta: quiere decir una década antes de la llegada de la Agrupación, dicho sea de  cara a reticencias y suspicacias.

 

 *Antes éramos “Federación Leonesa de Lucha” y ahora dicen que somos “Federación Territorial de Castilla y León de Lucha” o algo así. Cobran todo su triste sentido los versos del periodista cepedano Tomás Alvarez cuando proclama y clama “Nacimos siervos humildes/ se señores y marqueses/ y el día que fuimos libres/ descubrimos otros jefes”.  

 

*Salgamos ya de una vez de ese conglomerado denominado “Federación de juegos y deportes autóctonos de Castilla y León”. Sí, considerados como tales el universal Juego de la Rana y el aún más universal Juego de la Petanca.

 

*O con juegos tan ajenos é ignoradísimos en León como la monterilla(?), el villar romano(?), las mazas(?), la calva(?), el garrote?)… Pronto las tabas, el escondite, la comba etc

 

*Por ahí habrá de ir -pensamos- la dinámica operativa del pragmatismo y la eficacia práctica. Y alejarse de la contemplación narcisista del ombligo pensando que con el BIC le llegará todo llovido del cielo -castellano- a la L.L.

 

*Un BICICLE (Bien de Interés Cultural Inmaterial de Castila y León), bicicletero, desde el que se pedalea retóricamente a mayor gloria de los “donantes  castellanos”. Y que queda en éso, en la retórica y las palabrería huecas: o sea en nada. Para consumo de papanatas é incautos  a manipular.

 

*Como en nada quedó el bautizado en pretéritas etapas federativas como “Centro de Alto Rendimiento y Tecnificación para Luchadores de Élite”.  Pomposa denominación, por título que no quedase. Sonaba muy bien para la galería. Pero a efectos prácticos ná de ná…

 

*No vale ponerse estupendo y con lenguaje inclusivo llegado el caso. Desde aquí huimos de intoxicaciones contaminantes para la L.L. Optamos por el sano ánimo “pinchador”: espolear a quienes se fajan buscando con sentido práctico -no para postureo- el despegue y proyección del primero y más leonés de los deportes.

 

*Pinchemos, pues. Ese ha de ser en definitiva el fin de nuestras subjetivas críticas. Espolear y buscar la mejora, cuando entendemos que cabe  tal posibilidad mejoradora. Y siempre, desde las subjetividades críticadoras o elogiosas, el acicate de nuestro espoleador afán. Desde esa expectativa ¡¡a no decaer y a superarse!!

 

 

 

 
   
InicioSaludaEditorialOrganigramaHistoriaMentideroArchivoActividadesColaboracionesMARROpinionesEnlaces