AGRUPACIÓN DE LUCHA LEONESA
MARROpiniones "LOS LUCHES, LOS LUCHES...!" (Narración sobre un desafío épico"

MARROpiniones
 
15-02-2019

 

 

*Es mucho afirmar que lo más sano de la L.L. son los luchadores. Para nosotros lo más sano es el ánimo y espíritu romántico de unos directivos que no se arredraron para afrontar  lo que  eran conscientes que les venía irrevocablemente encima al prestarse a  esta aventura federativa.

 

*Desde el primer día. No, aún antes del primer día: para desalojar a los okupas de los últimos tiempos, que encima se habrían de ir sin pagar…el montón de deudas contraídas. Y de entrada, y en todo momento, a ir superando dificultades y trabas múltiples.

 

*Templando gaitas, con mano izquierda y aguante. Poniendo a prueba nervios y contención de los federativos; contenerse para no dejarse llevar de la rabia y evitar ir a por ellos, por los desvergonzados, de mala manera.

 

*En fin. Este largo período sin competición, de noviembre a abril (por lo menos) confiamos en que esté siendo aprovechado para despacho y laboratorio de ideas. Aparte de las particularidades de la Liga de Invierno, entrar a saco con los conflictos competitivos seculares de los Corros. Modificación vía Asamblea, Reglamento ó “por real decreto”.

 

*Por ejemplo el conflictivo y desagradable numerito “del apriete del cinto”. De mucho más alcance para el espectador, para el mismo espectáculo en sí y para los propios luchadores, que el absurdo de “venir  con el cinto puesto de casa”.

 

*Ya conocen nuestra propuesta al respecto: cinto a colocar por el árbitro con el vientre tan hinchado como considere -o consiga- cada cual. Como valor añadido a la eliminación del “conflicto apretador”, cintos mucho más flojos que permiten una superior maniobrabilidad y sin la opresión limitadora y agotadora que propicie el riesgo de lesiones

 

*Y luego exigencia rigurosa arbitral de verticalidad total a la hora de agarrarse. No es tolerable ese ventajista agacharse, inclinarse, doblarse para impedir que la mano de atrás avance más de la cuenta, con la consiguiente limitación operativa para el contrario.

 

*Las escuelas de Lucha es algo que requiere un enfoque distinto a lo poco -o nada- que se venía haciendo. Y ahí en Centro de Tecnificación tiene mucho que decir y tajo abundante para desarrollar una gran labor.

 

*De captación, desarrollo y seguimiento. Y cargamos el acento de forma especial en esto último: se impone dar continuidad a las escuelas, tutelarlas, arroparlas, controlarlas…”estar encima de ellas”.

 

*Lo de las aulas viajeras a modo de escuelas volantes, no pueden quedar en flor de un día. Despliegue sistematizado y organizado de modo que la acción se traduzca en algo más que siembra y no se malogre por falta de ese seguimiento que propugnamos.

 

*No basta con presentarse, ponerlas en marcha en una tarde…y dejarlas ir sin más acompañamiento. Y complementariamente montar competición inter-escuelas, por comarcas primero para clasificarse y luego fase final a nivel provincial.

 

*Estamos a la espera de que aparezca publicada la peripecia del pendoneroaluchero y  compulsivo viajero tratando de montar su viaje excursionero para el numerito folklóricobretañero. Cual pulga entre costuras buscándole sibilinamente las vueltas la Federación, al Centro de Tecnificación, a los Clubes…

 

*Pues nada, magnificatus est. Permanentemente magnificado y glorificado todo el apaño: desde la gestación a la gestión y los logros. Todo brillante y muy propio del intenso trabajo y la sapiencia y eficiencia y las habilidades  y las relaciones…del figura.

 

*Ó séase del figurón, protagonista de todos los saraos de vía estrecha. Y éste de qué va? De protagonista ¿Profesión? Protagonista. Protagonismo en vena. Y si con viajes de (en)gañote de por medio, su condición de viajero compulsivo no se para en barras y arremete con todo. 

 

*La L.L. se difunde y proyecta de otras mil maneras quexcursioneando. Proyección de futuro con sentido renovador. Volando por encima de la tendencia vintage  tan en la onda melancólica últimamente.

 

*Otra dimensión más allá del cortoplacismo. Sin las orejeras de la estrechez de visión  aluchera y con la apertura luchística sin fronteras. Con esa “altura de miras” que los políticos se recaban unos a otros. Horizonte común. Apuesta conjunta para entre todos, sin reticencias ni malas artes,  conducir a la L.L. a su mejor proyección y futuro.

 

*Que los montes se hacen llanos/ cuando son muchas las manos/ y uno sólo el ideal.

 

 

 

 
   
InicioSaludaEditorialOrganigramaHistoriaMentideroArchivoActividadesColaboracionesMARROpinionesEnlaces